Una mentalidad miserable no te traerá un negocio abundante

[et_pb_section bb_built=»1″ next_background_color=»#000000″][et_pb_row][et_pb_column type=»4_4″][et_pb_text _builder_version=»3.8.1″]

Una actitud y una mentalidad miserable no te traerá un negocio abundante.

Palabrita. Te lo digo yo que lo he probado. Y no, no funciona.

Puedes pasarte el día quejándote de las malas condiciones de los autónomos en España (que razón no te falta), o de la falta de recursos o de tu situación familiar/personal. Pero quejarte no hará que nada mejore. Y además es pesado y requiere mucha energía.

 

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section][et_pb_section bb_built=»1″ fullwidth=»off» specialty=»off» prev_background_color=»#000000″ next_background_color=»#000000″][et_pb_row][et_pb_column type=»4_4″][et_pb_text _builder_version=»3.8.1″ header_2_font=»|||on|on||||»]

¿Cómo venderías hamburguesas gourmet?

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][et_pb_row][et_pb_column type=»4_4″][et_pb_text _builder_version=»3.8.1″]

Estoy segura de que quieres que tu producto o servicio sea considerado bueno. Y que te gustaría cobrar un precio razonable por el trabajo que realizas. Supongo que nadie quiere ofrecer un servicio o producto cutre.

“Hola, soy cutre-psicólogo, ven a mi consulta” ¿No, verdad?

Imagínate que quisieras montar una hamburguesería gourmet. Y que quisieras ofrecer hamburguesas de calidad.

¿Podrías ofrecer hamburguesas de calidad comprando carne de baja calidad?

¿Podrías ser percibido como una hamburguesería gourmet en un local cutre, pequeño y descuidado?

¿Podrías vender tus hamburguesas usando esta imágen?

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][et_pb_row][et_pb_column type=»4_4″][et_pb_image _builder_version=»3.8.1″ src=»https://sandramdelamo.com/wp-content/uploads/2018/06/pexels-photo-179833.jpeg» align=»center» /][/et_pb_column][/et_pb_row][et_pb_row][et_pb_column type=»4_4″][et_pb_text _builder_version=»3.8.1″]

¿Y si usaras esta?

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][et_pb_row][et_pb_column type=»4_4″][et_pb_image _builder_version=»3.8.1″ src=»https://sandramdelamo.com/wp-content/uploads/2018/06/beef-3419963_640.png» align=»center» /][/et_pb_column][/et_pb_row][et_pb_row][et_pb_column type=»4_4″][et_pb_text _builder_version=»3.8.1″]

Entonces ¿Qué te hace pensar con medios miserables vas a conseguir una empresa abundante?

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section][et_pb_section bb_built=»1″ fullwidth=»off» specialty=»off» prev_background_color=»#000000″ next_background_color=»#000000″][et_pb_row][et_pb_column type=»4_4″][et_pb_text _builder_version=»3.8.1″ header_2_font=»|||on|on||||»]

No es lo mismo gastar que invertir

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][et_pb_row][et_pb_column type=»4_4″][et_pb_text _builder_version=»3.8.1″]

Déjame decirte una cosa. No es lo mismo gastar que invertir. Y el dinero se mide tanto en el que ganas, como en el que gastas, como en el que dejas de ganar.

Podrías montar una hamburguesería y usar esta última imagen. Te ahorrarás un dinero significativo en un fotógrafo. Porque hacer buenas fotos vale dinero. Pero ¿Y cuánto dejarías de ganar?

Posiblemente no venderías la misma cantidad de hamburguesas ni al mismo precio si usas una foto que si usas la otra. Y no, McDonalls es otro mundo y fue innovador y pionero en su momento, no vale como ejemplo.

Esto es lo que quiero que entiendas. Porque a mi me costó entenderlo. No hacer una inversión necesaria posiblemente hará que dejes de ganar dinero. Y dinero que se deja de ganar es dinero que se pierde. 

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section][et_pb_section bb_built=»1″ fullwidth=»off» specialty=»off» prev_background_color=»#000000″][et_pb_row][et_pb_column type=»4_4″][et_pb_text _builder_version=»3.8.1″ header_2_font=»|||on|on||||»]

Pon coherencia entre lo que le das a tu negocio y lo que esperas recibir

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][et_pb_row][et_pb_column type=»4_4″][et_pb_text _builder_version=»3.8.1″]

Es pura cuestión de coherencia. Si esperas tener un negocio rentable y abundante, vas a tener que ofrecerle recursos a la altura.

Y es que un negocio necesita recursos. Necesita que lo alimentes y lo cuides. Y para ello debes ser tú la primera persona dispuesta a apostar y a invertir en él.

Si tu no estás dispuesta a apostar, a invertir y a creer en él ¿Cómo puedes esperar a que otros lo hagan por ti?

¿Hay algo que te esté impidiendo darle a tu negocio lo que se merece?

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]

Deja un comentario